Ángel Alfonso Muñoz Díaz

En cada relato, emociones diferentes 
 

Hay problemas que cuesta resolver, y esto nos lleva a perder los nervios en más de una ocasión. Para afrontarlos, lo mejor es hacerlo con calma, y la forma de conseguirla es, según dicen, cerrar los ojos y contar hasta diez. 
Si al probar esto seguimos igual, contemos de nuevo; esta vez más lentamente….
Al abrirlos por segunda vez, el problema seguirá ahí, pero nuestra capacidad para solucionarlo habrá aumentado.

Comparte esto:

Me gusta esto:

Me gusta Cargando...
A %d blogueros les gusta esto: