PARA REFLEXIONAR

 

imagen de www.pixabay.com

                         LAS COSAS FÁCILES DE LA VIDA

En estas últimas semanas , desde  de la publicación de mi libro  Desperté, no he cesado de recibir palabras de elogio por vuestra parte, cosa que agradezco infinitamente.

Algunos de vosotros me habéis dicho que escribir una historia larga, darle forma para que esté hilvanada y seguir un desarrollo que enganche, no debe ser cosa fácil.

Efectivamente, no lo es….

Pero quiero dejaros una reflexión:  me gusta hacerlas, y más si pueden ayudar.

Quizá muchas personas de las que van dando tumbos por la vida, maltratados por ella, crean que no merece la pena luchar porque el camino que esta nos ha puesto para recorrer es más complicado que el de otras, y no conseguiremos salir adelante.

Puede que haya casos en que así lo sea.  Pero si nos sentamos y renunciamos a avanzar por ese camino, creyendo que para los demás es más llano, nunca llegaremos a la meta donde está situado nuestro objetivo.

La perseverancia y la persistencia son los mejores pertrechos que debemos llevar para andar con decisión. La primera de ellas significa mantenerse firme ante las dificultades, y la segunda no renunciar a nuestros objetivos. Debemos mantener la cabeza erguida, mirando hacia ellos sin perderlos de vista, siempre que sean dignos.

Es cierto que hay personas a las que la suerte les ha regalado una mochila bien equipada para sortear los obstáculos, pero si dentro de la nuestra encontramos esas herramientas intangibles, pero existentes, que nos ayuden a persistir y perseverar, nos sorprenderemos de la cantidad de veces que los  saltaremos sin apenas rozarlos.

Hazte estas preguntas:

¿QUÉ HAY DE FÁCIL EN LA VIDA?

¿Acaso es fácil levantarse cada mañana para afrontar el día y terminarlo con la sensación de que todo lo hemos hecho bien?

¿Es fácil dar un paso cuando la vida pone en nuestro camino piernas extendidas, intentando ponernos zancadillas?

¿Es fácil levantarse si hemos tropezado con alguna, lesionándonos al caer?

¿Es fácil ganarse la confianza  de alguien sin haber hecho méritos para ello?

¿Es fácil admitir nuestros errores  o perdonar los ajenos?

¿Es fácil avanzar cuando el camino es empinado o pedregoso?

¿Es fácil renunciar a lo fácil para buscar lo difícil, aun sabiendo que esto nos haría mejorar?

Si tu respuesta ha sido sí a todas las preguntas, probablemente seas un privilegiado… o un iluso.

LA VIDA ES UNA CARRERA DE OBSTÁCULOS, PERO  CUANTO MÁS DIFÍCILES SEAN DE SALTAR MÁS SATISFECHO TE SENTIRÁS POR HABERLO LOGRADO

Todos tenemos retos nada fáciles por delante:

¡Cree en ti y podrás superarlos!

Ángel Alfonso Muñoz Díaz,  autor de  “Desperté”