La historia, o una historia: ¿Cuál es la diferencia?

Cuando era un niño, mi abuelo me ayudó a descubrir que para transmitir algo tienes que expresarlo de forma acertada. Yo lo intento con aquello que me dejó como herencia: el placer de escribir.  Cada vez que trazamos una letra comenzamos a dar forma a una palabra. Pero pocas veces una palabra por sí sola transmite todo aquello que queremos decir. Para conseguir esto, tenemos que reunir un determinado número de estas palabras y ponerlas al servicio de nuestra imaginación. Si sabemos hacerlo convenientemente, conseguiremos crear una frase que no solo tenga sentido, sino que también sea capaz de entenderse y ¿por qué no?, de arrancar sentimientos. Si reunimos un buen número de estas frases, quizá forjemos una historia. Historia puede referirse a cosas distintas, según qué artículo antepongamos a esa palabra. Si ese artículo es determinado, se refiere a algo que ha ocurrido anteriormente: es “la historia”. Pero si es indeterminado, probablemente se refiera a algo salido de nuestra imaginación, siendo entonces: “una historia”. En el primer caso, todo depende de lo sucedido realmente; en el segundo, de quien lo cuenta.     Cuando leemos un libro, sus personajes y sus vidas, hayan sido reales o no, se han quedado grabados para siempre en nuestra memoria. Si cuando lo cerramos porque lo hemos acabado y nuestra imaginación hace un recorrido por sus páginas mientras las manos se resisten a soltarlo, estaremos, sin duda, ante esa historia que, independientemente del artículo que le antepongamos, ha merecido la pena.  Disfrutemos de ella leyéndola de nuevo.

14 respuestas

    1. Me alegra mucho que pudiera encontrarme gracias a que alguien compartió mi sitio en Facebook. Agradezco tanto su interés como el de las personas que lo compartieron, y es un honor para mi que me hayan leñido. Saludos y un abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.